InicioMarcasKikoKiko: Curling y Volume Top Coat, reseña